Loco

lebret

Hoy me hablaron de Louis Joseph Lebret, economista y clérigo. Como me lo mencionaron en un curso que me gusta (porque el ciclo ya acabó y estas clases son para quien le de la gana de ir no más), y como soy recontra sapo, averigüé un poco de él en internet. A pesar de que fundó su movimiento “Economía y Humanismo” en 1941, aplica principios que muy bien podrían aplicarse el día de hoy.

Esto demuestra una vez más, que no todo pasado es para enterrar, y que los viejos tienen un millon de cosas que enseñarnos, como esta oración, escrita por el propio Lebret:

“Hay hoy demasiados sabios, demasiados prudentes.
Siempre calculando, siempre midiendo.

¡Pensad que pasaría si tuvieran que romper con su mundo,
si sus padres supiesen que nunca alcanzarían una posición honorable,
si tuviesen, aunque fuese por poco tiempo, que vivir en la inseguridad!

¡Oh Dios! Envíanos locos,
de los que se comprometen a fondo,
de los que se olvidan de sí mismos,
de los que aman con algo más que con palabras,
de los que entregan su vida de verdad y hasta el fin.

Danos locos, chiflados, apasionados,
hombres capaces de dar el salto en la inseguridad,
hacia la creciente incertidumbre de la pobreza;
que acepten diluirse en la muchedumbre anónima
sin pretensiones de colgarse una medalla,
no utilizando sus cualidades mas que en provecho de sus gentes.

Danos locos Señor,
locos del presente,
enamorados de una forma de vida sencilla,
liberadores eficientes de los que no cuentan para nadie,
amantes de la paz,
puros en su corazón, resueltos a nunca traicionar,
capaces de aceptar cualquier reto,
de acudir donde sea,
libres y obedientes,
espontáneos y tenaces,
tiernos y fuertes.”

Hoy que leí esto, lo primero que pensé fue: “Me uno, Señor, mándanos locos!”.