Quinta Temporada: Los nuevos tiempos

Sin darme cuenta, ya va a ser un año desde la ultima vez que escribí.

Sin darme cuenta, en algún momento dejé de lado esa parte de ser yo. Ese yo que se duerme por temporadas, y luego se despierta sólo para escribir de manera contumaz, porque sí, porque las cosas hay que sacarlas o se pudren adentro, y terminan saliendo luego, verdes y olorosas, a recordarnos lo inmunda que es la vida cuando no has aprendido a sacar tu basura.

Hoy regreso, 8 años después de haber iniciado esta pequeña aventura de escribir, y me doy cuenta que las etapas por la que pasó el blog sólo se reflejaba en el subtitulo, pero nunca dije, textualmente, esta es la segunda, o cuarta, o tal temporada.

Pero sí las hubieron: cuando empecé con el blog, allá por el 2007, aún en un servidor gratuito, luego de pensarlo un poco lo llamé EGOLETRISMO, y el subtítulo era algo explicativo: “Las letras de un ególatra”. Eso duró algo de 6 u 8 meses, no recuerdo bien. El problema con los servidores gratuitos es que no están obligados a nada. Un día el servidor cayó, y mi blog se perdió sin más.

Posteriormente, en 2008 y hasta finales de 2009, un buen samaritano y perfecto desconocido además, ofreció alojar mi blog en su servidor, pagado por él. Entonces renacimos. El nombre siguió siendo el mismo, pero gracias a mi fanatismo por la saga de Matrix, el subtítulo de la segunda temporada fue “Reloaded!”, ya que volvi con fuerza, decidido a continuar con el proyecto. Pero bueno, estas cosas casi siempre terminan, y mi buen amigo me avisó con un par de meses de anticipación que iba a cerrar su servidor, dandome tiempo de descargar los archivos, las bases de datos, y migrar a otro servidor. No sé dónde estará ahora, pero siempre recordaré su nick, y estaré agradecido con Kosciuk por haberme acogido en su servidor.

Lo que siguió fue que, con todos mis archivos y base de datos, no encontré ningún servicio gratuito que alojara la cantidad de data que tenía, la mayoría eran para páginas bien básicas. Por un corto tiempo, volvimos a estar offline.

Pero luego llegó el día de comprar un servidor propio, y así lo hice. Por primera vez, utilizamos el egoletrismo.net, ya que antes usabamos un uni.cc, que también era gratuito. Volvimos con nuevo dominio, servidor propio, y esta vez con personajes en mi cabeza. Entonces, para la digamos tercera temporada, tenía dos subtítulos en la cabeza: “El segundo renacimiento”, por mi aún incurable fanatismo por el universo de Matrix, y “Las aventuras de chico lácteo” por un personaje predominante del que en ese tiempo escribí varios cuentos, algunos incluso publicados en este blog. Al final no pude decidirme, y el subtítulo fue “El segundo renacimiento: Las aventuras de chico lácteo”, coronándose como el subtitulo más largo de la historia de este blog.

Todo iba muy bien, hasta que un día amanecí y encendí la computadora sólo para ver que mi blog estaba muerto, en blanco. Entré a mi servidor y estaba vacío. No archivos, no base de datos. Nada. Ni el blog ni la página de la empresa que recién estaba empezando, y que a fuerza tuve que diseñar por mi mismo. Todo se fue. Los de la empresa proveedora del hosting no dieron ninguna explicacion, sin embargo en los foros de ayuda se comentaba que habían sido atacados y se habian bajado varios servidores. Reclamé, como muchos otros supongo, que debían tener backups, pero fue inútil. Todo se había perdido y me dediqué a reconstruir la página de la empresa, dejando el blog de lado por otra temporada.

Pero claro, uno siempre vuelve a las cosas queridas, y yo quiero mucho a este blog. En tiempos que un amigo fanático de Santiago Roncagliolo y Quentin Tarantino me tenía loco con estos dos artistas, el subtítulo de la cuarta temporada tenía que decir algo de eso: “La cuarta espada”, en homenaje a un título de Roncagliolo. Las películas de Tarantino, si bien entretenidas, no me parecieron tan geniales.

Y en esta ocasión, y hasta hoy el blog no cayó. Fui sólo yo el que se olvidó de escribir. Hace un tiempo que pienso y pienso en darme un tiempo de volver, y no me lo doy. Pero hoy es el día, hoy inicio esta quinta temporada del blog y no encuentro título mas adecuado que “Los nuevos tiempos”. Los porqués serán explicados paulatinamente. Solo diré, como un claro ejemplo, que hace exactamente dos años, en un viernes de septiembre, de seguro estuve en uno de mis acostumbrados viernes de pisco, y sólo dos años después, estoy acostado desde temprano, habiendo trabajado horas extra, y pensando en las dos personas que son mi familia ahora. Estos son los nuevos tiempos, y sin importar lo que venga, voy a disfrutarlos, los estoy disfrutando ya.

Hasta pronto, cambio y fuera, querido lector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *