La espectativa del 14 de febrero

mafaldapatria

Al borde de los 35 años… ¡qué digo al borde!, con 35 años recién cumplidos, pienso que hemos llegado a la etapa de superar las emociones adolescentes, que ya no sufrimos más por esas ilusiones que hace unos años, ingenuamente, llamábamos “amor”, que estamos todos, o al menos la gran mayoría, ya establecidos y felices por ello.

Pienso que ya sabemos que es mejor hacer especial cada día a esperar una orden del almanaque (mafalda dixit) para resarcir toditas las idioteces cometidas durante el año.

De pronto gente salvaje aparece, haciendo planes para el 14 de febrero, diciendo (como para que lo lea su pareja, supongo) que esperan ser “sorprendidas” ese día, y otras, y muchas otras hierbas parecidas.

Entonces me pregunto si son ellos o soy yo. Si ellos son los que no han madurado, o si soy yo el Benjamin Button de mi generación, amargado y desencantado de la vida, sin nada que pueda ilusionarme ya.

Es el mundo, sin duda, el que nunca deja de sorprenderme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *