Los consejos del tío Clonpi para evitar la violencia doméstica

Hoy 25 de noviembre se celebra el Día internacional contra la violencia hacia las mujeres, y yo no considero mal que existan días como estos. La mujer ha sufrido desde hace muchos años, y aún sufre discriminación y acoso por parte de hombres y mujeres de mentalidad retrógrada. Existen desventajas (y aunque muchos no quieran aceptarlo, también ventajas) en ser mujer y vivir en el mundo de hoy, y estas diferencias deben terminar y dar paso a una sociedad de verdadera igualdad. Igualdad en el sentido de derechos, ya que los hombres y las mujeres son diferentes en sus formas de pensar, sentir y un largo etcétera, y estas diferencias son las que hacen el complemento mutuo y para el bien común.

Estoy en contra del acoso callejero, y sí creo que hay hombres con mentalidades enanas por decirlo de un modo decente, que no se dan cuenta que sus “elogios” no son bienvenidos y por tanto, son agresión hacia personas que no han pedido ser “elogiadas”. Mi tía Natalia Málaga da una lección a estos mequetrefes en éste excelente vídeo:

Pero lo que a mí no me convence, el cuento que no termino de tragarme, es el que la violencia sólo es contra la mujer, que la mujer es víctima de hombres malvados que simplemente quieren humillarla o degradarla o alguna cosa peor.

Entonces, queridos y queridas, aquí van unos consejos de su tío Clonpi para evitar la violencia doméstica. Ojo, no violencia sólo contra la mujer, no violencia sólo contra el hombre, violencia en general. Porque cuando hay violencia doméstica no hay víctima y victimario, hay dos cómplices: el que agrede, y el que se queda para recibir la agresión.

PRIMERA TANDA: CONSEJOS PARA HOMBRES:

  • NO ERES DUEÑO DE TU MUJER: Hay que dejar atrás la mentalidad de siglos pasados. Tu esposa, novia, o pareja es un ser humano con capacidad de decisión. Déjala decidir sus amistades y sus actividades. Ser celoso o posesivo es algo que sólo puede dañarte. A ti. Recuerda que si ella no es feliz contigo, siempre habrá un imbécil oportunista tratando de sacar partido de esa situación. La manera más segura de mantener la fidelidad de tu pareja es haciendola feliz y dándole confianza.
  • ANTE UNA TRAICIÓN: Ahora que si aún dandole tu confianza y siendo considerado, ella te traiciona, no le pegues, no tienes que matar a nadie. Aléjate y no mires atrás. Reaccionar con violencia no te hará más ni menos hombre, y puedes acabar preso por alguien que ni siquiera lo vale. Aléjate y no vuelvas, no importa cuánto te ruegue ella, gallina que come huevo…
  • SI ELLA ES UNA HINCHAPELOTAS, ALÉJATE: Huye por tu vida y tranquilidad. Se dice que mujer que no jode es hombre, y hasta el momento no he encontrado evidencia de lo contrario, pero hay formas y formas de joder. Hay mujeres que les gusta molestar con pequeñas cosas (ojo no es lo mismo que “por” pequeñas cosas) a su hombre como una sana diversión, y la verdad es que una mujer así como que le da color a tu vida. Sin embargo existe el otro tipo, las que gustan de joder hasta sacarlo a uno de quicio, y no estan tranquilas hasta que te ven reaccionar mal. De esas, huye, porque al final, si reaccionas mal, según el patético esquema actual tú serás el único culpable, y ella la pobre víctima, que es lo que finalmente busca.
  • NO HAY EXCUSA PARA AGREDIR A UNA MUJER. Incluso si ella te agrede físicamente, vamos, basta con cogerle las manos. Debido a las características físicas del hombre y la mujer, si ella trata de agredirte, no te justifica a hacer lo mismo. Cogele las manos, o abrázala fuerte hasta que se le pase. Funciona.

SEGUNDA TANDA: CONSEJOS PARA MUJERES:

  • NO ERES UNA PRINCESA. Sí eres un ser único, pero tu hombre también lo es. Entiende que las relaciones se construyen de a dos, y que no por ser mujer vas a imponer todas las condiciones y los hombres están obligados a complacerte. No eres un ser inútil al que todos deben esforzarce por hacer feliz, haz tú misma tu propia felicidad. Mira a tu hombre como un igual, no desde abajo, ni desde arriba.
  • SI TU HOMBRE ES CELOSO O POSESIVO, HUYE: Sepárate, hombre que te prohibe salir con amigos, que te revisa el teléfono, que te controla, es porque tu lo permites. Ten en cuenta que vas a cansarte, el día que te canses harás algo estúpido, que SABES que él no aceptará, y entonces él reaccionará mal. Si tienes un hombre con el que sientes temor o incomodidad cuando te interroga, sepárate AHORA. No te pongas en peligro. Ningún hombre está contigo un día y al día siguiente te agarra a golpes. Es una escalada que toma su tiempo, y tú sabes qué ocurrirá al final, aunque no quieras aceptarlo. No seas cómplice de tu propio mal.
  • SI TE PEGA UNA VEZ, LO HARÁ DE NUEVO. No puedes cambiarlo. Es un ciclo, y cada vez será peor. No importa cuánto te jure que cambiará, a menos que vayan a una terapia psicológica, eso NO va a suceder, sino todo lo contrario, cada vez será peor. Aléjate de hombres así, por tu propio bien.
  • RESPETO POR RESPETO. Es bueno que consigas un hombre que respete tu individualidad y que sepa que tienes la necesidad de expresarte. Pero también es necesario que entiendas que a veces los hombres necesitamos un poco de espacio, unos minutos en silencio o soledad. Respeta su espacio si ves que no quiere hablar. La mayoría de hombres, cuando tenemos un problema, queremos pensar en el problema, no necesitamos, ni queremos, hablar del problema. Déjalo solo por un rato, te aseguro que volverá a ti más contento o tranquilo.

Y éste fue el servicio a la comunidad de este año. Sean felices y busquen relaciones sanas. Si no lo hacen, no vale quejarse.


Los males de la religión (I)

diezmo

Hagamos, querido lector, el ejercicio de separar a Dios de la religión.

Dios nos creó, nos ama, nos cuida, nos escucha, y nos da siempre lo que más nos conviene, aunque paradójicamente pocas veces coincide eso con lo que pedimos. La razón de esto será materia de otro post.

Por otro lado está la religión. No la católica especialmente, ni la pentecostal ni la musulmana, ni ninguna otra sino todas en general.

¿Cómo nacen las instituciones religiosas? ¿Cuál es su motivación?. El poder.

En tiempos actuales, básicamente poder económico, salvo la iglesia Católica, cuyo líder en nuestro país es uno de los más desparpajados interventores en la política peruana, en un vano intento de vivir en el pasado, cuando el catolicismo concentraba el poder político, económico y religioso. Todo esto, claro, fuera del gran poder económico que maneja.

Pero ahora, lo que más se valora es el poder económico. La política es sucia, abiertamente corrupta e inevitablemente efímera; en palabras de nuestro genial y fallecido Sofocleto: “…cada 5 años, el político pasa del poder a la cárcel, como debe ser…”. Sin embargo el poder económico puede ser secretamente corrupto, y te da mas años de buena vida y poca vergüenza.

Entonces uno se explica el porqué de la existencia de tantas iglesias: Movimiento Misionero Mundial, la de Jesucristo de los Santos de los últimos Días, Iglesia Dios es Amor, Testigos de Jehová. Hasta existen “escuelas para pastores”, donde el lema es “para aprender a ser pescadores de hombres”. Ingenioso ardid para tomar una frase de Jesús para su beneficio.

Pero no sólo eso. Con el cuento de que “lo dice la biblia”, tienen cogidos por el cogote a miles, quizás millones de incautos a quienes cobran “el diezmo”, es decir la décima parte de sus ingresos mensuales. Calcule usted, querido lector: la comunidad mas pequeña de 100 personas, paga el 10%, es decir 10 sueldos al mal llamado “pastor”. Imagínese esos que tienen miles de adeptos, negocio REDONDO. Los que son puntuales en sus pagos, porque hay un control que envidiarían los bancos, reciben una palmadita en la cabeza y el título de “buen diezmista” de su pastor. No lo digo yo, me lo dijo una señora de pocos recursos, que sin embargo “diezmaba” puntualmente, todos los meses.

¿Y cuál es la base para estos cobros?. Para el monto, el antiguo testamento, que nos cuenta que en las comunidades antiguas se daba este impuesto a las comunidades. Y como apoyo, la cita “todo trabajador merece su salario”, dicha por el propio Jesús al enviar a sus discípulos a predicar.

Y de todo esto, mi opinión: Ciertamente todo trabajador merece su salario, pero ningún pastor merece explotar de tal manera a su pueblo. Lo que Jesús dijo cuando envió a sus discípulos fue que cuando alguien los invite a su casa, quédense, y si les dan de comer, acepten, porque cada trabajador merece su salario. Visto de este modo, el pastor es una persona que predica la palabra, y vive de la buena voluntad de su comunidad.

El buen pastor no tiene mansiones, ni Rolls Royce, el buen pastor está con su rebaño y para ellos vive. él predica la palabra y no espera recompensa, más que un aporte voluntario de los suyos.

Pruebe usted, querido lector, no pagar el diezmo ni dar limosna en su institución religiosa. La teoría es que, su pastor no debería dejar de brindarle a usted la palabra de Dios. Si lo priva de ella, no es un hombre de Dios, sino del dinero.

Y ya sabemos que no se puede servir a Dios y al dinero, porque el que ama el dinero sobre todas las cosas aborrece a Dios.